Martin Blythe

Tiempos Preciosos

 

 

Hola,

Solo quería decirte que Te extraño mucho,

en especial porque hoy es noviembre nublado y está lloviendo. Espero que estés bien; al menos queda una pequeña ventana por la cual puedo lanzarte mensajes en dardos, espero que lleguen a tu puerta y puedas leerlos.

 

Aun leo los poemas que me regaló tu tía Mili junto con los tuyos escritos a mano, la gente ya no escribe poesía con sus puños como solía ser a la antigua, ni siquiera yo; Gracias por haberlos escrito en un momento precioso.

después de todo... es lo que queda ¿no?.

 

También aprendí a usar un tanto mejor que antes los signos de puntuación; aprendí que las letras son letras, las palabras: palabras, los hechos: hechos. Aprendí que el pasado es lastre, que el futuro es hoy, que el mañana sin un hoy es perdido, que un día sin amor no es día... es una hoja perdida.

 

No puedo evitar el hecho que expresan tus conversaciones cortas: "hola", "que estés bien", "feliz noche..", "b/n", prefería tus palabras obscenas cuando te citaba poesía en un principio, prefería que me escribieras "bu!" por celos, o la cara de tontos que mostrábamos cuando nos decíamos por teléfono, por mensajes o a la cara qué sentíamos y cómo, en un tiempo precioso.

 

Desde que acortaste tu expresión a respuestas genéricas, para mi ha sido duro. Se siente frío, el aire es pesado hasta para suspirar largo; pero sonrío porque te veo sonreír en una foto feliz de tu graduación o en el único cuadro que conservo de ambos donde aún eramos ciegos de felicidad, y me repito que solo no estas pasando por un buen momento, que todo mejorará.

 

También me refrigera la memoria de la ultima conversación en la que te escuché reír a inicios de septiembre, el viernes 5 como a las 8 o 9 de la noche en mitad de un campo abierto, o la ultima conversación donde hable tanto que no hablaste nada, solo escuché de ti un par de suspiros en muchos minutos y la llamada se apagó. Nuestras conversaciones en mi viaje a Mérida.. como olvidar el frío de mocubají mientras me hablabas de ése sitio lleno de magia, tu lugar favorito del mundo.

 

Cómo olvidar nuestra primera película juntos, quizá nunca estuve mas feliz, vernos en la película y reír como tontos ante nuestra realidad de cuando me defendí ante tu familia y tu perdiste el apetito, y yo sin saber si había empatado siquiera las acciones en el patio de tu casa.

 

Y aquello que te escribí por mensajes, si no te dije que sentía haberte fatigado con tantos mensajes en mitad de tu malestar.. lo siento;

 

Tengo mas de una hora escribiendo esta carta y me siento un poco tonto porque creo que solo la leerás y no contestarás, debes tener muchas otras cosas que ocupen tu cabeza en tu actualidad; no lo sé, tenemos muchísimos días sin hablar abiertamente, por eso con al menos concebir o pensar que me leíste, eso bastará para mi. aunque no vea un leído.

 

Si hay algo cierto es que te continúo esperando como el primer día, no porque me sienta obligado a crear un mundo feliz donde tu seas feliz, sino porque en mi vida hay un espacio que guardo para ti, a que me complementes y te complemente, a que pueda verte volar tras de tus sueños e ir volando tras de ti.

 

Espero que todo mejore, por acá estaré, perdóname este testamento interminable, se que los odias pero necesitaba escribirte... Vanessa.

 

Espero nuevos tiempos donde volvamos a ser Ciegos.

cuídate.

 

PD:   No he olvidado que tus teléfonos no sirven.

PD2: No trato de usar letras como pegamento de oro.

PD3: ... Gracias ... Por escribirme a mano dos corazones un 29.

 

feliz noche, gracias por leerme.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermosa tu prosa literaria amigo Martín...
    Un placer pasar por tu poetico portal...
    saludos de amistad Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.