franciscolopezsantos

CANTO DE OPTIMISMO

La vida es la primavera

que adelante siempre marcha.

No te pongas a pensar 

si la alegría te alcanza.

 

Y en la carga de optimismo

serà muy leve la carga.

Mañana serà otro dìa

de la estrella sobre el agua.

 

Si en las brillantes pupilas

sigue ardiendo alguna llama,

en los arrullos del viento

nunca tendràs noches largas.

 

Si tu barca anda en la mar

perdida entre cielo y agua ,

aunque vaya a naufragar

¡Sigue la estrella del alba¡ 

Comentarios5

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu poema amigo Francisco
    Saludos de amistad

    • franciscolopezsantos

      muy amable tu considerado comentario, dime que temas te interesan y escribiré otro para ti FRANCISCO L S

    • franciscolopezsantos

      ENMASCARADA

      Pusiste la trampa de amor solapado
      con el veneno entre tus labios metido,
      con la manzana del paraíso perdido.
      Fácil fue engañar al corazón varado.

      Siendo yo en penas de amor un alma herida,
      de esas flores que nunca suelo tuvieron,
      que en pocos días marchitando se fueron.
      Luego cuando tu te acercaste a mi vida...

      Fuiste trampa del camino enmascarada
      llena de encantos que al amor me convida
      de ese fuego que entre las carnes ardía
      y al poco tiempo fue novela quemada.

      Que plena de escollos lo echaste por banda
      con tus lagrimones del vidrio acerado
      y al dejarme preso de eterno candado
      sutil fuiste destruyendo la esperanza,
      luego te huiste por la ciudad casquivana.
      ¿Y ahora que soy sin el corazón regalado?

    • franciscolopezsantos

      Cuando Borges le escribió
      a Estela canto dijo:
      Y como no perdonarla
      si con ella viví las mejores
      y las peores horas de mi vida.
      Adentro de cada mujer
      hay un Virginia Wolf



      Muchas veces la recuerdo
      como diosa protectora
      y otras como una soberbia
      cumbre de ansias redentoras.

      Muchas veces la recuerdo
      como un cielo prometido.
      También sin motivo alguno
      como el mar embravecido.

      A veces me parecía
      una tierna seductora
      y otras veces era un viento
      levantisco entre las hojas.

      Pero cuando la nostalgia
      me hunde en espejos vacíos
      me sostienen los recuerdos
      de una pasión sin olvido.

      Y otras veces me conforma
      el recordar lo vivido
      y me aferro a todo aquello
      que fuera suyo y tan mío.

      Muchas veces la recuerdo
      como un cielo prometido
      también sin motivo alguno
      como el mar embravecido.

      Después de nuestro naufragio
      me doy cuenta que persisto
      sobre las ondas marinas
      con los restos del navío.

    • franciscolopezsantos

      EL ESPEJO

      Miro mi imagen
      en la fotografía,
      miro el espejo.
      Mi propia imagen
      aparece cambiada
      en el espejo

      Desde que ella no está aquí
      y no amanece conmigo
      falta la voz que espantaba
      el pensamiento sombrío.
      Y el propio espejo del cuarto
      muestra un rostro que no es mío,
      muestra el castigo del tiempo
      en este cuarto amarillo.
      Esta mañana temprano
      aparece otro Francisco
      y alguien que tiene de mí
      facha de pena en domingo.
      Desde que ella no está aquí
      y no amanece conmigo
      falta la voz que espantaba
      el pensamiento sombrío.
      Y el propio espejo del cuarto
      muestra un rostro que no es mío,
      muestra el castigo del tiempo
      en este cuarto amarillo.

      La gravedad del azogue
      reside en la luz y el brillo.
      Por eso apago la luz
      para cubrirme de olvido.

    • franciscolopezsantos

      hoy es el día de la música

      CANTO A LA MÚSICA

      Si no existiera el tambor
      ni batería o maracas...
      Perdida la percusión
      Bastaría la garganta.

      Si no hallaran la guitarra...
      Ni un instrumento opaco
      con el batir de las palmas...
      Bastaría la garganta.

      Si hacia el sordo barranco
      de instrumentos musicales
      se perdiera en la nada...
      Cómo batiendo a timbales
      ¡Bastaría con las palmas!

      ¡Palmas batiendo a timbales!
      Igual será nuestro el canto
      mientras nos quede garganta.

      Mientras nos quede garganta,
      si en la fuga de ese tiempo
      de onírico cataclismo,
      la música como huyendo,
      la música se acabara...

      ¡Para ese tiempo ya mismo
      con el batir de las palmas!
      ¡Bastaría la garganta!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.