Miguel Vargas

¡Oh mujer mia! ¡ Oh dicha absoluta!

Te espero

con mis brazos impacientes

deteniendo la cama.

 

Te miro

en imágenes lentas

tirando tu ropa

al rincón de siempre.

 

Respiro

tu cuerpo abierto

dispuesto ha desbordarse

sin pena alguna.

 

Degusto

tus sabores diversos

desde tu cabello sudado,

tus ojos en carne,

tu boca hinchada,

tu cuello abierto,

tus senos míos,

tu ombligo dulce,

tu fuente mojada,

tus muslos brillantes

y tus pies hermosos.

 

Te miro, respiro y degusto

y no espero a vaciar

tu alma en mi amor infinito,

a detener el tiempo

en una larga espera

amándote con locura

donde no quede un espacio sin probar.

¡Oh dicha absoluta!

¡Oh mujer mía!

Comentarios2

  • David Arthur

    ...Te miro

    en imágenes lentas

    tirando tu ropa

    al rincón de siempre.........preludio explicito para los juegos amorosos. Bien plasmado .
    Saludos,
    David Arthur


    • Miguel Vargas

      Saludos para ti y mil gracias por tu visita amigo poeta.

    • El Hombre de la Rosa

      Mucha belleza entus versos de amor amigo Miguel...
      Un placer pasar por tu portal...
      Saludos de amistad y afecto...
      Críspulo Cortés Cortés
      El Hombre de la Rosa

      • Miguel Vargas

        Gracias amigo Críspulo. Espero que sigas festejando tu cumpleaño en una octavita eterna. Mil gracias poeta. Abrazo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.