Gerardo

vete

Mírame,

aquí estoy,

mirándote de frente,

Jadeante de tu fuerza y ese brillo que me alienta,

cansado de sentirte cada vez que me aconsejas

y enervado de creer que eres tu quien me calienta.

 

Huidizo tus consejos a las diez

porque no debo pretender de apetitos ni de tez

y evado tu emerger entre eminencias

porque asfixias mi paciencia y excitas mi solvencia.

 

Rehúyo a  escondidas de mi especie acalorada,

arriesgándome a querer a quien rige congelada

enfriando mi prenda encantada,

mi extensa morada y mi espacio sin fin.

 

Murmullo desde acá y pido que te vayas

porque solo me dianisas y con eso tu me acabas,

por que contigo en lo alto no me bajo ni me apago,

y estando a su tutela me oxido cada tramo.

 

Te juro revés del día que no puedo ya seguir contigo arriba,

que contigo ahí no puedo pedirle al valor que deje de tocar,

que deje de sonar, que deje de cantar y que deje de expresar,

porque como nadie sabes que no estoy resuelto ni tampoco elaborado

porque estando tú en las alturas no me siento encajonado

ni siquiera por reinos y mucho menos por poblados.

 

 

Comentarios2

  • PoemasDeLaSu

    Muy bueno Gera,
    Tiene ritmo, metáfora, me encantó
    Besos

  • crystaluz

    TE FELICITO TU MANERA DE ESCRIBIR Y MÁS FELICITO TU DESICIÓN.
    ABRAZOS
    TATY



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.