Esteban Mario Couceyro

Réquiem para un tirano

La vida es así...

de alegrías y penas, está hecha

hay episodios...

que como sueños malogrados

nos dejan insatisfechos

despertamos...

como si algo hubiese faltado

dejándonos medio vacíos

de justicia y oportunidad.

 

Un ser humano, malo

de infinita y oscura crueldad

ha huido solapado

en la última argucia que le quedaba

la muerte...

él, que tanto la usó

en el prójimo

no le quedó otro recurso

que su propia muerte

y una mueca inevitable

de burla...

hacia la lenta justicia.

 

Si Dios existe

él tendría que juzgarlo

y de no ser así...

que su etérea carga

se diluya, en la profunda oscuridad

dejando su doloroso recuerdo

unido al de tantos otros

para que los comunes

los simples seres

juzguen en sus memorias

a ese, tan perverso sujeto.

 

Ha muerto, su cuerpo

ya no le pertenece

su alma...

se perderá en la oscuridad

quedando solo el recuerdo

del que cada uno hará olvido.

 

Sin dudas, un mal sueño.

 

 

 

Comentarios1

  • Beatriz Blanca

    Duro con los tiranos, pues, que sus almas sufran lo mismo que hicieron sufrir al prójimo. Me uno contigo al pedido, no se de quien hablas pero todo tirano debe pagar su deuda.
    Un fraternal saludo con mucho calor.

    • Esteban Mario Couceyro

      Habría una larga lista de tiranos y lo que es peor, habría otra lista de aspirantes.
      Dirás que soy pesimista, pero es solo observación y sentido común.
      Gracias por el saludo, en una jornada de oprobioso calor.
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.