Juan Manuel López Hernández

PATÉTiCO.

De nada nos servirán

las silabas encadenadas

alicatar las palabras.

¡Maldita sea!

Los acentos bien puestos.

Las emociones dosificadas.

No servirán de nada.

 

Sonará el despertador.

Café temprano y amargo.

Sofocos del metropolitano.

Cogeremos las herramientas.

Treparemos los andamios.

Nos engullirá la máquina.

Tu articulada carne será

conducto de ganancia ajena.

Y un dolor de versos dislocados

embotará tu inteligencia.

Pero no corrijas nada.

No digas que las silabas están sueltas,

que no corresponden los acentos,

que ni existen las emociones.

Cállate o lo pagaras caro.

Puños de acero amenazarán

aquello que más amas.

 

De vuelta a la luz

contaremos las silabas de nuevo.

Alicataremos las palabras.

¡Maldita sea!

Según las emociones que

nos susurren los acentos.

Aunque no sirva de nada.

 

¡Oh patético Sísifo!

¿Cuándo dejarás descansar

al peñasco en el suelo?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.