Vicente Martín Martín

Vengo del mar oscuro, compañero,

Vengo del mar oscuro, compañero,

y allí sólo los necios,

-sólo yo-,

podíamos prever que era posible vivir alimentándonos

de manzanas mordidas.

¡Pero mira que es amplia la lista de ignorantes que han cosido sus bocas

y aún ensayan blasfemias y se alivian

haciendo crucigramas y castillos de naipes,

mira que hemos matado agoreros y alquimistas y aún nos quedan

profetas maniáticos y gurúes hambrientos!

 

Vengo del mar oscuro,

soy

el marinero loco que cada noche enciende

las velas de San Telmo,

soy el que guarda el sueño de las muchachas tristes,

soy el hada madrina que custodia a las ninfas

y el vino sin aguar de Polifemo,

 

a mí

me trajo Ulises al mar y me vendió por imbécil a las traficantes de armas,

pero éstos se olvidaron de poner Ballantine’s en mi copa

y aquí estoy,  rebañando el azúcar de las tazas vacías

sin llegar a ser lluvia

ni pantano

ni eclipse,

sólo un viejo marino al que le huelen a tristeza las manos,

sólo un pobre ignorante de palabras bilingües

y manzanas mordidas.

Comentarios5

  • Melba Reyes A.


    Marino de grandes e ignotos mares, me pregunto que te traes entre manos, además de la tristeza.

    Los traficantes, que se cuiden de la magia de tus palabras, terminarás convenciéndolos de ser lluvia, pantano, eclipse...y lo que sea que se te ocurra, TRANSMUTADOR.

  • Violeta

    UYYYYYYY VICENTE ME HAS DEJADO SIN PALABRAS HE REPASADO TU POEMA DOS VECES...MUY INTERESANTE,,BESITOS

  • FELINA

    sólo un viejo marino al que le huelen a tristeza las manos,

    sólo un pobre ignorante de palabras bilingües

    y manzanas mordidas.

    AMIGO ERES UN GRAN POETA CON MANOS PRODIGIOSAS PARA MOVER LA PLUMA Y UN ALMA GRANDE DE DONDE SALE TODA LA INSPIRACION PARA PLASMAR TAN BELLOS VERSOS.
    RECIBE MI CARIÑO.

  • acrobata

    Me ha gustado mucho tu poema y de ignorante nada de nada.

    Un abrazo marinero para ti

  • Libra *M*

    Cuántos venimos de ese mar oscuro!! Y también nuestras manos en algún momento han olido a tristeza; pero de pronto apareció la estrella, esa que marque el norte y retomamos el rumbo.

    Me ha gustado muchísimo tu poema.

    Petonets,

    Libra *M*



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.