Nicolas Ferreira Lamaita

CUANDO MUERE EL DIA.

               

 

 

CUANDO MUERE EL DIA.

Cuando muere el día, mueren las palabras

Mueren ilusiones, junto con los sueños,

Y en la oscura noche, en la cual dormimos

muere la esperanza, arropada en ellos.

 

En fingida muerte nos sumergiremos

perdidos en lejanías, de horizontes eternos,

en que huye la vida junto con el día

agonizar de campos de playas y cielos.

 

Claridad mutante, en cerrada noche

Nos entregaremos, esperando el sueño

no nos detendremos a admirar su magia

aguardando mudos, amaneceres nuevos.

 

Volverán madrugadas presagiando frió,

emerger cansino de un sol tibio y quieto

transformara en espejos gotas de rocío

amanecer de espíritus, juguetones, inquietos.

 

Despertaran del sueño los cinco sentidos

despiertan al engaño de una muerte fingida

renacer del día volviendo a la vida

esperanzas nuevas, por Dios concedidas.

 

Vuelve la esperanza, la ilusión dormida

afloran los sueños de nuevo a la vida

vuelven las palabras, naciendo poesías,

que recitaremos mientras dure el día.

 

Por que así es la vida en nuestro universo,

y así seguiremos naciendo y muriendo,

seguirá la tierra girando, girando,

cambiando estaciones, trayéndonos años.       

 

Y saber que somos parte del misterio

que a la plenitud, otra vez volvemos,

que día tras día, así, sin quererlo

Dios, nos da el regalo, de nacer de nuevo.

 

Nicolas Ferreira Lamaita.

 

 

 

Comentarios2

  • Trovador de Sueños ...y realidades.

    Nacemos y morimos todos los días y dios nos da el mayor obsequio -la vida- renecer como tu bien dices, querido hermano. Una muy buena reflexión a la vida misma... allí estamos y nunca nos marchamos, porque al hacerlo dejmas huellas vivas en cada ser que estuvo cerca, cuando hacemos las cosas con el corazón en la mano. Un placer inmenso pasar por tu espacio, gusto leer de la sapiencia de tu pluma.

    Un fuerte abrazo, ten un sereno y grato fin de semana.

    • Nicolas Ferreira Lamaita

      Como as de ver mi querido hermano, cuanto mas viejo me pongo, me a dado por incursionar en la filosofia (barata por supuesto) ya que mi pobre cerebro no da para mas. Pero en fin, es lo que hay. Me agrada escribir, aunque lo hago esporadicamente. Gracias mil y recibe un fuerte abrazo.

    • Beatriz Blanca

      Es una reflexión espiritual muy bella, todos las días morimos para renacer cada mañana, por ello debemos agradecer cada despertar y saborear el día como si fuera el último para disfrutar.
      Me encantaría que la lectura de su poema sea hecha por multitudes, hoy no pensamos pues el apuro es el amo. Gracias poeta por retornarnos a la verdad.
      Un agradecido saludo y que Dios ilumine sus días.

      • Nicolas Ferreira Lamaita

        Hola Beatriz, me e sentido muy emocionado por el generoso comentario. Quiero sepas no soy ni poeta ni filosofo, simplemente un anciano aficionado a las letras y observador de la vida. Tenemos algo en comun, ambos somos jubilados, nos agrada escribir, leer, para alimentar el espiritu, que no nos importa si lo hacemos mal, regular o pesimo. Lo que importa es que tenemos el coraje.
        Un calido abrazo desde Montevideo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.