Igor P. de S.

“LA TRAVESÍA”: TRES MITOS, TRES RITOS, TRES COLORES

Quiero cantar “el camino”,
ese camino que hacemos en nuestro viaje cotidiano,
y al que llamamos simplemente “vida”: 
nuestro diario e íntimo desafío,
anhelo encarnado 
en nuestra personal “travesía”, 
nuestro común (pero íntimo) viaje,
bella y apasionante aventura.

 

Y es que…, 
cuando necesitamos cantar “cosas / causas” esenciales, 
estamos obligados a hablar con metáforas
(camino, viaje, aventura, colores, travesía, …),
y a pensar con símbolos, con mitos y con ritos:
así lo exige ella, el alma,
ese “ánima” (“alma” en Latín) que nos anima,
es decir, que nos da la vida.

 

Un primer “color” que pinta a nuestra travesía cotidiana
-metáfora de nuestra cultura común-
es el “CELESTE”
pues expresa la existencia de un Cielo al final del camino
y de “un Padre Celestial”, a quien -como niños- 
pedimos que nos dé el pan de cada día,
que perdone nuestros “pecados” y que -como recompensa final-
nos regale ese CELESTE Cielo, sus estrellas, sus delicias.

 

Un segundo color, muy diferente del Celeste,
canta “tal cual” LA TRAVESÍA vital de nuestra existencia:
es el "VERDE", “Verde Mar”;
un viaje interior,                                                                                                 con toda clase de riesgos y de aventuras,
de aciertos y de fracasos personales, 
de maravillas y de angustias existenciales,
cuya figura mítica es “la Odisea” de Ulises y su “Viaje a Itaca”.

 

Este color, el VERDE, canta un profundo desafío:
“Caminante, no hay camino, camino se hace al andar";                                     “cuando salgas para hacer el viaje hacia Itaca,                                                pide que tu viaje sea largo,lleno de aventuras y de conocimientos…”     

(así lo cantan Antonio Machado y Lluìs Llach).

 

Y un tercer “color” es el "NEGRO",
el color “religioso por excelencia”, pues nos “religa”
y da sentido a “las noches obscuras del alma”,
soledad y desamparo místicos (San Juán de la Cruz) (1) .

 

Y es que somos caminantes, creadores, poetas del Alma,
que nos forjamos nuestro coraje y fervor y cotidianos,
esa travesía que hacemos                                                                                      y nos hace día a día:

 

nuestro anhelo,
nuestro Verde Cielo, 
Mar Azul, Místico Empeño,
Verdes y Amados Sueños.

*(1) Remito al lector a los preciosos versos “LA NOCHE OSCURA”, de San Juán de la Cruz, que publiqué el pasado 12 de Octubre 2014.

 

Comentarios5

  • María

    Genial, Igor!! Un placer de lectura =)
    Cariños,
    Meri.-

  • El Hombre de la Rosa

    Muy didacticvas tus hermosas letras amigo Igor
    Muy grata la lectura...
    Un abrazo de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

  • nellycastell

    Siempre te disfruto y me recreo en cada una de tus palabras por simples que sean ...es que siento que me dan más fuerzas para seguir. Hay personas asi, como la misma naturaleza que la observo en silencio, sintiendo como al mirarla, mi alma besan. Te abrazo poeta y gracias por existir.

  • Vito_Angeli

    Maravillado con palabra de lo que has publicado, Igor. Un abrazo para ti con el aprecio de cada palabra escrita por ti.

  • kavanarudén

    Mi querido amigo.
    Un gusto leerte.
    Esos colores por los cuales expresamos lo que sentimos, vivimos, amamos.
    Sigamos caminando por la vida llevando en alto esos colores que representan tanto en nuestro existir.
    Un fuerte abrazo.

    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.