samsamsa

El placer trashumante

Somos adeptos al placer, no somos amantes.

Dime ¿cómo podemos ser amantes de algo que lo consume todo?

El placer que corre por tus venas y las mías,

 Que nos quema,

 Nos inunda

 Y nos embarga.

 

Ese agridulce placer por el que nos dejamos consumir cada momento

Y nos arriesgamos a lanzarnos a las entrañas del averno.

 

Ya nos  hemos desvestimos de la moral, de la ética y  de los viejos vicios

Todo es placer, deseo, goce, libertad, libertinaje.

 

Es una veta que recorre nuestros cuerpos, los enciende, los apaga, los desgasta,

los aliena, los hace fenecer, los resucita…

 

Es una mecha de dinamita que explota y nos manda volar,

Nos deja sucios, desahuciados y mundanos,

Repugnamos entonces  a nosotros mismos

Pero siempre volvemos a él

Él nos alimenta, nos llena, nos hace humanos

Él nos deja exangües en rito más suculento de la vida.  

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy bello tu poema amiga Samsamsa
    Muy grata la lectura de tus letras...
    Un abrazo de amistad de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.