Amiranda

pasajero, eterno

el cuerpo es  pasajero,

en un tren sin rumbo fuimos a parar 

tus ojos me llevaban a lo profundo

casi parecía flotar entre astros

lejos muy lejos 

cuando las luces se apagan

estaban dos cuerpos 

heridos por el tiempo 

ya marchitos, ya manchados 

que parecían renacer 

eternos juntos...

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.