Mario G

Tras sus pasos

Tras los pasos de ese hombre

La humanidad se encamina

Para que las almas pobres

Alcancen eterna vida

 

Unos van con voluntad

Y con espíritu noble

Mientras que otros van en busca

De acumular oro y cobre

 

La voz que clama en desierto

Les recriminaba fuerte

Que con maña no se logra

Engañar al Dios viviente

 

A partir de ese momento

Su vida tuvo sentencia

Y estando preso en la cárcel

Le quitaron la cabeza

 

Un rey de corazón malo

Que al ver danzar su sobrina

Quedo de ella enamorado

Le ofreció Villa y Castilla

 

Y la mujer muy malvada

Y orientada por su madre

La cabeza de Juan pidió

Y esta el rey tuvo que darle.

 

Esta voz no era ese hombre

Lo reconoció bien claro

Pues ni siquiera era digno

De encorvado atar su calzado.

 

Jesucristo es su nombre

Y a dos años de nacido

Otro rey llamado Herodes

Decretaba su exterminio

 

Pero su padre huyó a Egipto

Ordenado por un ángel

Quedándose allá dos años

Pues así ya estaba escrito

 

Al mundo llegó sumiso

Naciendo así en un establo

A los pastores fue dicho

Que allí fueran a adorarlo

 

Unos sabios del oriente

En caravana llegaron

Trayendo oro, incienso y mirra

Ofrendas para adorarlo

 

Oro riqueza de reyes,

Incienso al Dios soberano

Y mirra que usaban ellos

Para poder sepultarlo

 

Cuando creció y se hizo hombre

Buscando a Juan lo encontramos

Y en el río del Jordán

Dónde así fue bautizado

 

Escogió doce discípulos

Que apóstoles se llamaron

Uno de ellos lo entregó

Treinta monedas pagaron

 

Él sanó muchas dolencias

Y alivió a los quebrantados

Enseñó la diferencia

Entre virtud y pecado

 

Una noche cuando oraba

Soldados lo capturaron

Y porque al Padre adoraba

Muy fuerte lo torturaron

 

Él era Dios hecho hombre

Y como a mortal juzgaron

Como no negaba al Padre

Así lo crucificaron

 

Muriendo lo sepultaron

En una tumba prestada

El cielo estuvo callado

Pues el infierno visitaba

 

Para que vieran lo cierto

De las palabras pronunciadas

Volviendo así al tercer día

Con su vida restaurada

 

Estuvo cuarenta días

Demostrando su regreso

Y muchos de sus adeptos

De gozo no lo creían

 

Luego fue elevado al cielo

El Padre lo recibía

Permaneciendo a su diestra

Ruega por ti noche y día.

 

Conociendo ya la historia

Si tú lo aceptas un día

De esta vida transitoria

Al gozo eterno te irías.

 

Si no lo niegas ahora

A ti él no te negará

Pero si aquí lo rechazas

A condena eterna irás

 

Acepta ahora a Jesucristo

Para que vivas en paz

Te aseguro amiga, amigo

Que no te arrepentirás.

 

Comentarios3

  • Mario G

    Dedicado a la honra de Dios.

  • rosamaritza

    bello poema dedicado con amor, a quien es su pastor, un gran abrazo amigo.





    rosamary

    • Mario G

      Gracias Rosa, saludos.

    • El Hombre de la Rosa

      Muy apreciado tu ejemplarizante y cristiano poema amigo Mario G...
      Un placer pasar por tu portal...
      Un abrazo de amistad...
      El Hombre de la Rosa...

      • Mario G

        Gracias amigo Críspulo, creo que el amor que mueve a la humanidad es ese que nos dejó el Dios eterno, recibe un abrazo desde Venezuela.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.