Emig Paz

Sin Patria

He quedado desnudo a mitad de la noche

flotando en el vacio incólume del viento

mirando esparcirse el mar por pedazos

y unos pocos repartiéndose caudales de agua dulce

mientras otros nos quedamos

absortos con las manos vacías. 

Unos decretos aparecen en los matinales,

toda ley es irreversible si la crean

los pétreos de siempre

aquí no hay de otra, es la ley del cañón.

Solo está conmigo la piel húmeda del frío

la dulzura del recuerdo cuando nací ayer

allí esta mi madre mirándome siempre

nací desnudo no hay nada que reclamar

solo la patria vendida por pedazos

y tus besos dulces, mi cielo,  mi amor;

un día cualquiera no sé cuando

caminaré despacio en una tierra de todos

mirando las estrellas hacia al sur;

mientras tanto estoy sin patria debo marcharme

tal vez desnudo París me reciba

cantando en lenguas extrañas

podría  vivir lejos y hacer

una gran fortuna del tamaño del cielo

así compraré una isla flotante para poder vagar

con todo mundo corriendo a los lados

la patria será de todos y todos seremos el cielo,

los bosques, los ríos y el mar. 

 

© Emig Paz 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.