GuillermoO

Desnudo sabe a malva

 

Los días pasaban por sus ojos cuando miraba el mar,

y dejaba que el mar lo cubriera como una sonrisa,

y en un juego armonioso mis manos,

serenas y libres,

acariciaban su rostro.

 

Su cuello y mis labios, y llanto para mañana.

Ya no estará.

Ya no estará.

Pido que yo no necesite el regalo de su cuerpo en un espejismo verde

como sus ojos..., ni su vida,

donde él fue guardando todas las tardes como en la que escribió

-inmóvil como una piedra en su destino-

"Te dejo los restos de mi amor. Viajo hacia un acaso incierto.

Pero es para siempre.

No me busques. Sólo en las sales del mar."

 

G.C.

Direc. Nac. del Derecho de autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.