Fermín Medina

Tanto amor inexplicable...

Nunca me tocaste, mujer de mi alma,

y me decliné en paroxismo contigo.

Ni una mirada me diste y, tuve el yugo

de enamorarme de ti, preciosa paloma.

 

No sé si te amo...;

no me permitiste

definir este

sentimiento supremo.

No pude saber cómo

es el amor.

Mas lo que si sé, primor, 

es que doy mi vida

por ti, hermosa hada,

sin algún temor.

 

Eres la primera ilusión que he tenido...

La primera vez que te vi, fue en un sueño:

un ángel me arrullaba, yo estaba dormido;

entre sus brazos nadie me sacaba del leño

que era tan sereno. Desde ahí te he soñado,

y no me daba cuenta por tanto engaño

del inerte corazón que deja pura incertidumbre.

Pero eres tú la mujer por la que he quedado lúgubre.

 

Recuerdo cuando yo estaba solo

en los pasillos, triste, 

abrumado por mis fantasmas vanos

y con la veda de no hablarte.

Lo que me consolaba

era ver mi contraste:

ver tu sonrisa que asomabas de

tus labios, como agua que cae de

las cataratas; ver cómo el rubio sol

se portaba como un emblema en tu

cabello de tul de oro. Me gustaba

como la brisa del

aire tañía tu plácida piel.

¡Cómo reinaba tu sublime beldad!

Ése era mi consuelo, 

eso mantenía mi hálito fuerte

de vida. Tenía el congojo de

algún día poseer tu amor.

 

¿Por qué te quiero?

si has sido impía...

¿Por qué eres mi vida y

mi alma besos te envía?

 

No hay día que no te recuerde;

entre más te trato de olvidar, más te atraigo.

No sé por qué mi esperanza no se píerde

y aún sigo cargando con el yugo.

 

Tú me harías feliz,

Tú eres mi albedrío. 

Por ti el juicio perdí.

 

Eres tú mi querella,

pero a la vez clave de mi alegría.

Eres mi linda estrella,

y también mi agonía.

¡Eres sol de mi pleno y bello día!

 

Despertar en tus brazos,

probando tus labios,

sintiendo tus abrazos

y decir que te amo sin miedo,

es mi máximo anhelo y suspiro.

Comentarios2

  • Javier Carrillo

    Un gusto.leerte!!

    • Fermín Medina

      Muchas gracias, amigo Javier

    • El Hombre de la Rosa

      El amor y el amar amigo Fermin es como una garra que aprisiona el alma del hombre...
      Un placer pasar por tu poético sentir...
      Un abrazo de amistad de Críspulo...
      El Hombre de la Rosa...

      • Fermín Medina

        ¡Excelente comentario, hombre de la rosa!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.