Oscar Perez

A reír, a reír, a reír

A reír, a reír, a reír

 

Vayamos a reír a todas partes,

al mar, a los sepelios, al banquete,

imaginen la luna, muerta de la risa,

y el sol sin poder más de carcajadas,

imaginen la tierra hecha una enorme risotada

de gente que se apoya en un portal de tanta risa.

No pidamos razones, sólo existen

las ganas de reír y así exhibirnos,

contagiosa es la vida del que ríe,

del que en con sano humor lo enfrenta todo,

no necesita garras para alzarse,

no necesita odiar para ser libre,

va y viene con su risa como el viento

que levanta las faldas de las damas,

que le vuela los papeles al gerente

y que eleva cometas en la tarde.

No tienes más que hacer que sonreírte,

que dejarte llevar por esta ola de risas

en trenes, en aviones, en ferias, en cabildos,

que se rían los niños en su escuela,

qué mejor que aprender a estar alegres,

que se rían los hombres que trabajan,

qué mejor producción que la dicha del mundo,

vayamos, que se rían los gendarmes,

ya es mucho estar acá, de un lado de las celdas,

que se rían los reos, hubo un crimen,

pero no puede ser nueva razón para el derrumbe,

abrázate a tu dios, a tu alma, a tus amores,

salgamos a reír a los jardines,

si llueve qué te importa, si te han visto

cesante, sin corbata, sin marido,

que ría todo el mundo, que se empañen

los ojos de una lágrima festiva,

que se caguen de la risa los señores,

las damas, los amantes, los guerreros,

que haya un día ferviente en que riamos

y que de tanta risa comprendamos todos

que reír es la verdad del que es feliz en este mundo.

 

http://fuerteyfeliz.bligoo.cl/

 

09 11 14



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.