GuillermoO

Mis noches entre locos

 

Dejo transcurrir mis noches entre locos que buscan su pasado

como quien sostiene un molino de piedra azotado por el viento.

 

El miedo grita mientras se agota entre los labios, y envejece.

 

No somos dioses. No somos dioses.

 

Apenas hombres que dudan al amar, y las preguntas caen como palabras que pasan cumpliendo plazos, escondidas en el desencanto de pertenecer a un idioma extraño.

 

Sé que el deseo contribuye a la muerte: como abrir un juego de espejos

y encontrar la imagen del viento, o los ruidos de las porcelanas al subir al cielo en la extraña luz que despiden las manzanas cuando son partidas.

 

 

La lluvia amanece y es el aniversario de la última gota que cae.

 

G.C.

 

Direc.Nac. del Derecho de autor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.