Nicolás Requena

Guadalquivir

Acabo de ingresar en este foro del que llevo alimentándome a escondidas hace un tiempo. Por ir familiarizándome con la página, os incluyo, amigos poetas, este texto:

 

Por culpa de uno de esos desatinos de la bioquímica, pasé una temporada hospitalizado. Compartí el aire de la habitación con más de diez terminales. Uno de ellos, un cincuentón de pecho débil y cabeza lúcida, me confesaba, en las eternas madrugadas de insomnio, que su único deseo era volver a asomarse al río al amanecer. "Al río mío" -decía. Se me fue mano con mano cuando clareaba en la ventana. Al poco, la gota fría de septiembre desbordó los cauces del sur.

 

 

GUADALQUIVIR

 

Solo se atrevió a pedir

a la vida un rato más

para volver a mirar 

al alba el Guadalquivir.

La vida no le escuchó

-no quiere cuentas con nadie-

y el corazón anegable

poco a poco, se secó.

Ahora que el Guadalquivir

anda braceando la tierra,

buen amigo, pienso en ti.

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu relato y poema amigo y paisano español Nícolas
    Muy grata la lectura de tus letras...
    Abrazos de afecto y amistad...
    Críspulo Cortés Cortés

    • Nicolás Requena

      Gracias, Críspulo.
      Mucho más grato tu comentario.
      Amigos en la poesía.
      Un fuerte abrazo,
      Nicolás



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.