santos castro checa

Los huesos de los ahogados

Los huesos de los ahogados
 

En el  rufián celaje de minúscula esperanza eranse fantasmas

emergidos de olas broncas, con afán viril golpeabanse las testas,

del delirio en celo acudían de los mares

              ¡Oh, los mares!

como el ácido licor del tormento bebían

              ¡Brindaban!

con el estertor de los ahogados

               ¡los marineros…!

¡Qué macábra  escena las tormentas crueles!

¡Monstruosidades que a Dios espantaronle los ojos!

¡Si a pique la barca  era infierno,  

y a Belcebú maldicenles las almas; ya proponen ¡vivas!

por la pulcra y homicida suerte

                 ¡Los fantasmas de las aguas…!

Tal vez la gaviota de palmeados pies

supo de suertes, supo de muerte en la desdicha sin fin

de los frustrados lobos de mar; y a la costa viró su vuelo

y se fue al olvido ¡ay! al olvido los malditos de las aguas

               ¡que ya nadie socorrió sus gritos!

 

Y en estos, los horrores de la muerte, con gran desdén

                     ¡oh!  en el fracaso de la empresa

                     ¡Dieron hurras de pavor los fantasmas de la mar!...

Mientras, con infernal mueca, con forma de espanto y pináculos negros,

la parca elevaba triunfal, 

                   ¡los huesos de los ahogados!  

En el arpeo de lo insulso varadas sus naves, 

en el mecedor de sus pálidos ópticos ¡Cubiertos de espanto!

huyeron al fondo del mar ¡los ahogados y sus huesos….!

 

En el despertar de los silencios ¡oh! noche de tragedias,

solo el silbido frío, macabro, infernal, del viento de la noche

acompañó como un gran consorte al navío fúnebre de la muerte,

y en esta noche de espantos y tragedias, viudas y amantes

¡Oraban sin cesar en los puertos!

¡Oraban en las neblinas escoltadas por llantos,

hacía el puerto,

hacía la gaviota de palmeados pies,

hacía  las playas negras, que sus penas  sumergían

en el oleaje de la tristeza infinita del mar…!

 

Tal vez las heridas, madre, en las apenadas barcarolas

una poesía triste nos recitara el fin, paliativos que se vistan

de tristes golondrinas después de las tronadas,

que los fracturados en mortal fuga en los arrecifes olvidaren

sus redes de cáñamo, sus sueños que abrazaron las estelas

hacia las estrellas, sus besos que amaron los meandros

del mar, de la libertad en las inflorescencias del sol

¡Esos  actores que subían y bajaban los grotescos brazos!           

¡Rasgando los aires en manotazos insulsos!      

 

Tal vez sea el lenitivo de una sinfonía gentil            

que nos haga olvidar a los fantasmas que yacen

en el fondo del mar… 


 

Comentarios10

  • Javier Carrillo

    Un verdadero placer leer sus bellas letras!!!

    • santos castro checa

      Gracias del alma, Javier, te lo agradesco sinceramente.

    • María

      Hermosos veros, un placer descubrirlos en esta noche insomne.
      Un saludo,
      Meri.-

      • santos castro checa

        Saludos para tí, linda Meri, enorme satisfacción tu grata presencia.

        Abracitos

      • bambam

        hermosa reflexión sobre los hombres que viven del mar.
        " En la tarde será cuando declina el sol
        todo el cielo se pinta de un precioso arrebol,
        Y se escucha el canto del feliz pescador."
        bambam

        • santos castro checa

          ...lindos versos, hermano Bambam, son felices aunque pasen muchas penurias.
          Abrazos del alma.

        • rosamaritza

          que grande recordar la inmensidad de aquel mar, y la lucha de sobrevivir contra viento y marea , y en su profundidad , aquellos que se ahogaron. un abrazo amigo querido tqm.




          rosamary

          • santos castro checa

            ...lamentablemente lo escribí en una madrugada en el frío patio de un hospital...mi madre estaba muy mal...y se nos iba...
            Mis recuerdos Rosamaritza

          • kavanarudén

            Mi querido amigo.
            Un gusto leerte. Realmente hermoso. Expresivo, fuerte, que te envuelve de principio a fin.
            Feliz fin de semana, amigo del alma.

            Kavi

            • santos castro checa

              Tus comentarios son realmente motivadores, espero me disculpes por no estar regularmente en la página...
              Abrazos fraternos, hermano.

            • anbel

              Un placer leerte. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

              • santos castro checa

                Igual van para tí mis abrazos poeta del alma.
                Abracitos, Anbel.

              • john morales arriola

                Sin mas excelente poema.
                Mi estimado.


                Qué gusto saber que volvió al portal..

                Saludos

                • santos castro checa

                  Disculpame la tardanza en responder, motivos muy fuertes me impiden estar con regularidad con ustedes.
                  Gracias, hermano de la tierra amada.

                • El Hombre de la Rosa

                  Muy gratificante tu hermoso poema amigo
                  Muy grata la lectura de tus letras...
                  Abrazos de afecto y amistad...
                  Críspulo Cortés Cortés

                  • santos castro checa

                    Igualmente mis saludos cordiales y abrazos fraternos, compañero Críspulo.

                  • Hugo Emilio Ocanto

                    Un fuerte aplauso, poeta.
                    Mi saludo, un abrazo.
                    Hugo Emilio.

                    • santos castro checa

                      Gracias por tus aplausos, saludos y abrazos, hermano ¡felicidades del alma, Hugo Emilio!

                    • Hugo Emilio Ocanto

                      ¿Por qué no permites que se grabe este obra literaria, Santos?
                      Es maravillosa...
                      Saludos.
                      Hugo Emilio.

                      • santos castro checa

                        Gracias, Hugo, por la sugerencia. Sabes que siempre cuentas con mi apoyo y si te place grabar para la posteridad mi escrito gustoso lo aceptaría, es mas es un hecho ya unir tu voz a mis letras, como cuando se juntan otros hermanos a tu ingenio, talento y nobleza en tu voz de encanto.
                        Abrazos, hermano.

                        • Hugo Emilio Ocanto

                          Gracias, poeta.
                          Si Dios me permite, mañana domingo, he de interpretar las maravillas de tus letras.
                          Abrazos, hermano.



                        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.