arturo maldonador

BUSCA LA RESPUESTA

Hay, invisible a nuestros sentidos,

la conexión de este vínculo,

viene del ayer, no recordado,

otras vidas que están adentro.

 

Y que en esta nos acerca así,

las arenas de la experiencia,

ha rosado el alma, más la piel,

llagas abiertas que no cierran.

 

Por no aceptar luz y oscuridad,

los besos de fuego, en el día,

los de hielo ocurren en la noche,

pájaros cantan de mañana.

 

Al dormir el sol, en silencio,

el infinito no es línea,

principio y fin, están unidos,

la ley del movimiento eterno.

 

Todo pulsa en el Universo,

dos puntos se unen en círculo,

en éste, se contiene todo,

hay que dejar que la sal del mar.

 

Entre y cauterice la herida,

creación, equilibrio, destrucción,

nada permanece, se transforma,

la sabiduría divina.

 

Para este soplo de la vida,

un jardín, no todas las flores,

llegan a perfumar el alma,

algunas quedan como planta.

 

Otras, su sino es ser botones,

su corola no llegará abrir,

cuando te abandonas, dejas ser, 

se manifiesta la plenitud.

 

Sin saber por qué, te vuelves flor.

algunos dicen que se alinea,

cada quien viaja en el río,

hacia el océano o a la montaña.

EL POETA DEL AMOR.07-11-14.

CABO SAN LUCAS, BCS. MÉXICO.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso y preciado tu gran poema amigo Arturo
    Un placer haberte leido...
    Saludos de críspulo...
    El Hombre de la Rosa...

  • mario mena mena

    Cierto: Hay Invisible.
    Conviene elegir al que Ilumina.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.