Sergio Jacobo "el poeta irreverente"

YO NO SÉ SI ES PRUDENTE ¡confesar que me he muerto!

Yo no sé si es prudente   ¡confesar que me he muerto!

Qué recorrí el cerrojo de una puerta sin nombre,

atientas y loco quizás en esa tarde triste;

(pero no con la tristeza que desboca el alma)

Si no con una, de encontrarme aún solo

sin embargo rodeado de amigos  de aquél tiempo.

Camaradas entonces de los años 70’s

de aquellos en que aún,   la inocencia dolía,

ingenuidad entonces de palabras ya idas

de aquellas tan cortantes

que en veces la alegría,

se revolcaba siniestra   sin saber lo  que hacía…

 

Celebrábamos juntos  ¡recuerdo!   -qué recuerdo-

El final de un año de estudiantes contentos

eufóricos tal vez  por concluir ese año,

así sin tanto preámbulo

nos dimos cita todos  en un restaurant…

 

fue aquella tarde

                                  en que nublado estaba,

por lo menos así llega el remembrar de entonces

a mí. O por lo menos yo

sin tanto devaneo acudí a la cita,

llegué lo más temprano

feliz y complaciente.

 

 

Pero sólo encontré  a dos  conocidos, que de mi grupo eran,

me incorporé con ellos

a  convivir un rato; pedí una cerveza, para tomar lo mismo.

Encendí un cigarrillo y charlamos de todo

(¿qué edad tendría yo?)

Veinte y algo supongo  la edad en que la vida no es más que una estocada.

Cuánta altisonancia de palabras brotaron

para que nuestro ambiente se fuera desbordando,

(pero nadie llegaba éramos sólo nosotros)

 

Aburridos de mirarnos las caras, de platicar lo mismo,

pidió uno de ellos la cuenta, y sin tapujos

dijo con voz altiva… qué les perece amigos los invito a mi casa;

la idea era más clara que el agua y la retina,

queríamos seguirla sin defraudar el día.

 

Pero ya estaba escrito,  lo que voy a narrarles:

Salimos del lugar  (restaurant “LA TABLITA”)

Todo  iba muy bien

uno de ellos tocaba si guitarra en el asiento de atrás

el otro camarada platicaba conmigo

mientras yo, conducía;

cruzábamos entonces sin precaución alguna

aquella avenida ancha,  que no quiero nombrar;

recuerdo recordando que de reojo vi

o alcancé a divisarlo,

aquél coche negro  que muy lejos miré,

ya estaba por virar el volante

cuando escucho un grito (del que estaba a mi lado)

¡cuidado, nos da…!

Por desgracia  mi transporte era un  coche chico

a comparar claro del que nos envistió;

fue tan fuerte el impacto que mi cuate

al levantarse del asiento,

(que por cierto me tapó la cara con su cuerpo)

Se colgó de mi cuello y, al abrirse la portezuela del lado derecho

él, salió disparado pero no sólo

el cabrón me llevó de corbata.  Pero he de decirles

que la mano de Dios estuvo conmigo en todo momento,

la puerta se clavó en mi cabeza  /fue el impulso del resorteras o/

fue tan rápido todo…

 

No  pude evitar mirar mi cuerpo a una distancia de 5 ó 6 metros

¡ah!... como se arremolinaba la gente

(no hay otra explicación, me desprendí. Así lo decía Platón

al hablar de   aquél  hilo de plata)

claro que fueron segundos,  quizás 10

todavía lo recuerdo como si fuera ayer;

arriba de mí se abría el cielo,  simulaban mil colores.

 

Todo concluyó,   (cuando regresé) mi cuerpo se levantó de súbito.

MI amigo  ahora sí puedo decirlo  -de accidente-

Me jaloneaba, -contesta me decía, se veía asustado-

Cuando abrí los ojos  le pregunté  ¿estoy vivo?

Él sólo asintió con la cabeza,

                           pero al incorporarme  sentí caliente todo el costado derecho.

Pero cómo no… la sangre brotaba a borbotones de mi cabeza.

 

La verdad si han pasado los años ya casi 30 años

desde aquél accidente.  También tuvo lo chusco;

según el perito decía que con el golpe

el monobloc se partió en dos y, la ,puerta de atras se enganchó

en otras palabras podemos pensar que se soldó del impacto.

Por lo mismo el lado izquierdo del automóvil estaba inservible…,

pues bien para no hacerles el cuento largo

mi otro compañero que venía en el asiento de atrás

que afortunadamente no le pasó nada  (sólo el susto)

(a mi otro compañero sí se desgarró los músculos de las piernas)

Pues bien les decía para no alargarme tanto

Él veía que salía mucho humo del motor, lógico se espantó,

Dijo: -esta madre va a explotar-

Tal fue su desesperación que en lugar de bajarse tranquilo

por el lado derecho sin problemas,

al no poder abrir el lado contrario, de una patada rompió la pieza

que atoraba la puerta a la salpicadera.  Sí logró salir,

eso fue definitivo.  Él nunca se percató que tanto humo

lo ocasionaba el agua que escurrió del radiador fracturado.

 

Después de la espera que fue un tanto larga,  y que además

la cruz roja que se llamó nunca llegó,

fui trasladado por la Mamá de mi compañero que venía conmigo adelante.

Así llegamos al susodicho, para que lo revisaran a él y a mí…

He de decirles  que yo me llevé la regañada de la enfermera

que tenía que rasurar el lugar para que me cocieran,

fue entonces qué…

 

-qué espera súbase a la cama no tengo toda la tarde-

-seguramente usted venía drogado o borracho-

Y  -no se mueva-

Después de que a uno lo ven todo jodido

todavía le echan más leña al fuego,

por eso México no prospera,  hay algunos que erraron su profesión;

en fin aquella avenida que no quiero acordarme

sigue siendo un peligro para la juventud.

Comentarios6

  • el duende

    MADRE mia,,,pues lo he leido todo, yo le meto aso unparte a la compañia, y no hace falta que diga mas,,,gano todos lo juicios,,,,,vaya forma de contarlo,,,, casi que meintrigaba el final como una novela,,, bueno hombre,pero tu estas aqui para contarlo que es lo que importa,,,,me alegro por ello,,,,,,venga estas vivo lo presiento,,,,,,un abrazo

  • GITANA-KARY

    bien...un gran escrito!!! relato, poema que te muestra desde atras...en el tiempo!!! grande amigo..un beso para ti!!!!!!!

  • Edmée Cobo Giancáspero

    SERGIO

    ES UNA HISTORIA MUY ENTRETENIDA, PERO DE LA QUE TE SALVASTE, ESTAMOS EN MANOS DE DIOS.

    SALUDOS Y CARIÑOS

  • Mayra Garcia

    Bueno, lo importante, saliste recuperado, escribes muy buenas letras y hoy celebras otro día del amor.

    Mis saludos

  • Elo

    Mi querido Sergio Jacobo, festejo que hayas salido bien librado de eso y con un poema relato muy bien hecho...

    Felicitaciones.
    Un beso.

  • Diluz

    Que historia has narrado, que suerte que todo pudo ser superado, sin una desgracia peor. Me ha dolido el alma por la desilución por todos aquellos que no concurrieron a la sita.

    El tiempo todo lol cura.

    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.