Ana Miriam LRN

Este es mi Señor mi Jesús

La fortaleza que hay en ti

Une corazones llenos de felicidad

Noble e inocencia de mi sentir

Acogedor ser de amor y felicidad

 

Luz de la vida y guía del bien

Unes corazones y almas salvas

Consuelo de lo tristes y agobiados

Inminente tienes poder de amor

 

Amor grandeza de tu ser

Ternura para los más pequeños

Obediencia nos enseñas con tu ejemplo

Refugio de aquellos que te aman

 

Eterno mi Señor, mi Jesús

Navegante en millones de corazones

Luz de vida y enseñanza

Ejemplo de amor y bondad

 

Valiente mi señor, mi amigo

Alabado y honrado mi señor

Labrador de tierras

Oración platica contigo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.