aprendiz de poeta

TESTIGO SON LA AURORA Y LA NOCHE.

 

Si la aurora fue testigo de mi amanecer desesperado
De mi búsqueda incansable para encontrarme con tus manos,
Si fue ella quien descubrió mi cuerpo, vacío, sin nada,
Si fue ella quién dilató una tormentosa espera.

Imagínate que ha visto la noche callada y silenciosa,
Que secretos míos ha guardado bajo su manto,
Horas que paso despierta necesitando sentirme amada
Como escondo bajo la almohada un agitado aliento
Como oculto bajo las sábanas un humedecido cuerpo.

Son testigos, la aurora y la noche, de mi búsqueda frenética
Tratando de encontrar el arroyo que sacie esta sed que siento,
Mi cuerpo morirá en sequía si no lo hidratas a tiempo
Con el lagar de tu hombría, con el volcán de tu cuerpo.

Júzgueme, la aurora y la noche por lo candente,
Denme la pena máxima si es lo que merezco
Pero que no me juzgue el cielo, pues no soy indecente,
Estoy viva, deseo placer y necesito ser amada,
Como toda mujer.

 

Mónica
Ruth Mónica Muñoz R
Derechos de autor
Chile 28/06/2014

Comentarios4

  • andres fernandez ruiz

    Tu poema está cargado de espresividad y fuerza.
    Saludos.

    • aprendiz de poeta

      Gracias por leerlo y comentar Andres.

    • Eugenio Sánchez

      Como debe ser, dejar que fluya el instinto, que nada está prohibido y nadié debe condenarnos por sentir

      Un abrazo desde PErú

      Eugenio

    • aprendiz de poeta

      Gracias Jesbac, abrazo reciproco para ti.

    • rosamaritza

      Amiga gran poema, eso es sentir eso es amar, un gran abrazo Monica





      rosamary

      • aprendiz de poeta

        Un abrazo para ti también Rosamaritza, y gracias por tu comentario amiga.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.