Luis Alvarez

C O N S E G N E R A I -II-

Pediste, entonces, la soledad
para lucubrar.
Y vino hacia ti, otra vez, la cigarra.
Ahora más adriática y desafiante.
Fue en ese momento, cuando te enervaste
por tu deseo de pacifismo incomprendido.

Pero en la distancia has pensado
que otra cosa no hubiese podido ocurrir.
Así,
lograste maldecir y bendecir
sobre cosas pasadas.


Después de haber cancelado la factura
las ramas del erable
acariciaron tu frente
y despejaron la incógnita
del día y de los días...
Era Fatum el que te condujo
para que entregaras el pedazo de fuego,
Prometeo cualquiera.

La chicharra, ahora más jónica que nunca, lo dijo:
¿No sabías de ti?
Querías robarle al Lacio...
Omnium consumatum est.

 

Roma, 10 de septiembre de 1996.

 

Comentarios4

  • Alexandra L.

    Interesantes reflexiones, gracias por compartir sus letras un gusto leerle.

    Un cálido saludo. Alex L.

    • Luis Alvarez

      Gracias, bella mujer.

    • kavanarudén

      Un gusto leerte amigo y paisano.
      Un fuerte abrazo de cordial y sincera amistad.

      Kavi

      • Luis Alvarez

        Gracias, caro amigo.

      • la negra rodriguez

        mE HAS HECHO RECORDAR A ESE MÍTICO PERSONJE QUE ROBA EL FUEGO PARA LOS HUIMANOS. MUY BUEN POEMA AMIGO.
        BESOS.

      • Luis Alvarez

        Siempre es bueno recordar los hitos interesantes de la historia. Gracias por ser constante.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.