Esteban Mario Couceyro

Entre el infinito y la nada.

Tomo la mano
mientras duermes a mi lado
abro los ojos en la oscuridad.
 
Siento que avanzamos
al principio, lentamente
nuestros cabellos, se mezclan
mientras surgen estrellas
que en fuga dejamos atrás.
 
Tu mano
solo eso, me une a todo
la aceleración es infinita
como el aire, la luz
nuestros cuerpos juntos
entre el infinito y la nada.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy bello tu poema amigo Esteban
    Muy grata la lectura de tus versos...
    Saludos de Críspulo...
    El Hombre de la Rosa

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias, Críspulo, aveces el amor se torna surrealista.
      Un abrazo
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.