Raquel Garita

Paradigma transversal.

Tengo mi realidad irreconocible.

Viaja libremente por mis venas, en el aire, bajo el mar…

Tengo una realidad guardada en los escombros,

esa vieja imagen de ti que me hace suspirar.

 

La realidad no existe.

La realidad es cambiante

Lo que se ve no está.

Lo que hoy es seguramente mañana no será.

 

Hay una línea en el destino,

es tan divergente como los latidos de este corazón.

Nos separan rayos que salen del vacío.

Nos separa la cornisa que construimos.

 

Estaba ciega…

Ciega de su locura, ciega de su dependencia.

Limitada en tiempo y espacio.

Un conocimiento insensato que me llevo a creerle.

 

Él determina y distorsiona mi sentido común.

Recogió los trozos de mi corazón y los lanzo al más allá.

Donde no los hallará, donde amar es prohibido.

No entendemos el mundo y aun así lo codiciamos.

 

Emergen lágrimas a través de la historia.

Objeto en sus manos

Hábil encrucijada

Frágil razón

 

 

 

Comentarios4

  • Jeinsson

    Muy sentidos y hermosos tus veríos.

    Un placer leer tu poema.

    Saludos

  • Eugenio Sánchez

    Que profunda manera de reflexionar , yo que no veo más allá de mis narices ahora tambión dudaré de mi relildad

    un abrazo desde Perú

    Eugenio

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu poema de amor amiga Raquel
    Saludos de amistad de Críspulo
    El Hombre de la Rosa

  • Raquel Garita

    Muchas gracias amigos.
    Es un honor para mi que lean mis letras y les agraden.

    Saludos desde Costa Rica



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.