Julio Cortazar

Manos Mojadas

   Cono un niño alegre y veleidoso

que juega con el sempiterno descenso

de la lluvia peliaguda, estulta

por ser màs agudas estas agujas.

 

   Chocan con la punta de tus dedos.

Tiene frìo la curiosidad femenína

de arrasar recurrentemente mis nervios

con tus manos mojadas.

 

  Mojadas por la lluvia de tu imaginación concéntrica.

Mojadas por la tormenta repetitiva y execrada

a caer constante después de frecuentar el cine

donde siempre reìas, llorabas y mirabas gente.

 

   De un lado a otro, es divertido hablarte

de una pelicula que no conocemos

ni que yo mismo me puedo explicar

y afuera nos mojamos, quedamos empapados.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.