Fermín Medina

Contraste de alegría.

Tornados y huracanes pretenden

   desaparecer sueños

   provocar en mi alma

desvaríos y tormentas en desdén.

   Me matan mis desvelos,

  y mis anhelos caen de la loma.

 

    Mis tardes que no son más que suplicios,

           atruenan mis destellos,

            rompen mis alegrías.

            Mi vida; volcanes y yermos,

          yermos que son desintegrados

por la ardiente lava de los volcanes de mis días.

 

Nardos que siembro con fervor,

  se devastan con los vientos.

   Ya que me baño con temor

  en las cascadas de mis ojos,

     me señalan mi error

  los fuertes pensamientos

  otorgados por el letargo;

    es entonces mi refugio,

  es mi dócil verano largo,

    vivir en sueño prodigio.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.