Felipe.-

A pasos

Acariciarte como si abrazarte no fuera bastante, besarte como si nuestros labios despegaran a Marte, tocarte como si se fuera a detener el tiempo en este instante, mirarte como si no fuera suficiente con tenerte. El sol se ve mejor cuando está en tus ojos, el atardecer enciende aun mas tus labios rojos, y brillas tanto que la luna se asusta cuando anochece, tanto que se ocultan hasta los peces, tanto que la luna sigue escondida cuando amanece. Aún siguen temblando mis pies, aun se me eriza la piel cada vez que sonríes, cada vez que te ríes como si callaras al viento, como si me robaras el aliento, y me dejas a pasos del cielo, a pasos de morder el anzuelo, cada vez que juegas con tu pelo, cada vez que te elevas del suelo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.