Victor Mirete

Crueles frentes aún nos quedan

La torre vigilaba los pasos,

la empalizada aferraba los últimos maderos;

en la caballeriza aguardaba manso

pero alerto el escudero.

Era la tarde fría la que moraba

ya en los dinteles del pueblo,

los fieles dejan el establo

recogen sus aperos.

-¡Mi fiel escudero, pronto,

  traiga la espada y el yelmo!-

Las puertas del castillo abrieron

y yo, corzo,

abandoné mi aposento.

Era el Rey, el señor de mi castillo

era un simple plebeyo:

¡Aun estaba sin caballo!

-¡Tráigame el jamelgo!-

La noche ya era presta

mi fiel escudero guiaba el sendero.

A solas y en busca de mi recompensa

me propuse ser el primero.

No supe cual destino me espera,

serían los iberos

o tal vez los celtas;

seguí avanzando presto.

-¡Atento escudero

  allá por la izquierda los caballeros

  a derecha los arqueros;

  saque mi escudo de hierro!-

Aposté al pecho y al brazo,

cubrí firme mi regazo

y en la mas densa niebla del remanso

aun veía a mi lacayo.

¡No se cuanto aguantaré! -decía-

no veo los golpes ni de donde venían

por Dios mi Rey abandone la caballería!

Ya no aguantaba la embestida.

El clamor de la sangre manchaba mi traje

la cota de malla ya no guardaba mi ropaje;

al fondo dos cabezas asomaban en el  basto celaje,

-¡Pero como, hay viene mi linaje!

Encabezado al frente mi adalid,

dos legiones al son de un grito:

¡Bravos sequitos

los que aquí venís a servid!

La niebla tornase bosque,

el lance llegaba a su final,

la muerte, más cerca que el reproche

pronto achicaría los dos bandos.

Y yo Rey por un casual

escuchaba en voz de mis lacayos:

-¡Mi rey la victoria es nuestra!-

-¡Mas cómo, joven vasallo, recuerda:

A ellos la muerte ya les llega,

a nosotros crueles frentes aún nos quedan!-

Comentarios1

  • Nicole Del Río

    tu mirada busca la niebla y vives como un rey, con lacayos en fin, esa época ya ha pasado, pero vive más suelto, las batallas se libran con palabras de negociación. felicidades lo importante aquí es el reto impuesto para tí. besos para tí



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.