geilyn

la dulce velada

en esta callada tarde

cubierta de silencio

sin rumbo en el viento 

agrio y seco

nubes ocultan el sol cubriendo su resplandor

sobre saliendo los rayos del sol

obteniendo luz y calor 

pero acabando de salir el solo

resaltando su inigualable color

 

las nubes se apartan y con un brillo en su alma 

noble se el corazón

como la cual aquellas tardes seran calurosas y vacias

sin envargo las noches seran fria

y dando compañia

sintiendo la sensación de una dulce velada 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.