aprendiz de poeta

No me juzgues mal.

 

No me reprimas si ves
desnudez en mis labios,
ni cuestiones mi manera de amar.
Me siento plena cuando estoy contigo,
me hierve la sangre y
decírtelo está casi de más.
Me siento viva estando en tus brazos,
plena en su totalidad, y tú
¡no te atrevas a decirme
que eso me sienta mal!
Es a ti a quien quiero entregarme
convertirme en poeta y más
derramando mis letras en tu cuerpo
pintar mis ardores y terminar,
con la obra que he imaginado
solo en tu cuerpo crear.
No preguntes,
por qué, te espero despierta,
has tu imaginación volar,
concedele permiso a mis antojos,
déjate por mi cuerpo amar.
Lo de beato no te sienta
tú, me deseas igual,
entonces, para que
dilatar el tiempo,
dejemos que esta
sea la hora perfecta...
Amemonos, a rabiar.

Mónica.
Ruth Mónica Muñoz R.
Derechos de autor.
Chile 2014

Comentarios5

  • aprendiz de poeta

    gracias por tu comentario Azulmari.
    Abrazos fraternales

  • MAKENA

    muy de mi agrado su poema su poema.

    Atentamente.

    MAKO

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tu poema de amor amiga Ruth Mónica Muñoz
    Saludos españoles de amistad y afecto de Críspulo

  • aprendiz de poeta

    gracias amiga Makena, muy agradecida.

  • aprendiz de poeta

    muy amable en sus palabras El Hombre de la Rosa, gracias por todo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.