alcides rojas

Asturias

No cesan los golpes

un santo pone la otra mejilla

ante todos los malditos

algo me rasga el alma

me mira y me dice una y otra vez

ve de la mano del miedo

como si fueran tú y tus sueños

notas musicales

mira el salón de la esperanza

triste     eterno     oscuro

eso      precisamente eso

sus aguas negras tienen vida y

cuando te acercan a la muerte

te toman como a un niño

y te dedican nanas

Vengan y empecemos de nuevo

sean sus gritos partituras para el vértigo

¿Acaso hablan la cuerdas

llora un ángel

o escapan los sueños de Dios?

Tratemos de terminar pues ya somos ancianos

la muerte puntea las cuerdas de nuestro temor

Son las sombras vedadas

dijeron: llueve y nadie lo nota

la música nos regala mil epifanías

sus creaturas están empapadas de llanto

lloremos y llamemos a este momento CONGOJA

Estamos pasmados

nos borraron el nombre

ya no somos bautismo

solo somos lo que no somos

Señor estoy desesperado

en mi mente

como por antiguos mundos

han galopado todos los caballos

y se ha enarbolado la espada de todas las conquistas

una y otra vez

una letanía



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.