diegoleoo

Sincronías

Es extraño ver cuando se cruzan

los pensamientos de dos amantes,

pasos sin rumbo de caminantes,

verso del escritor y su musa.

Hay veces en las que no se cruzan,

y simplemente se sincronizan. 

Malditas, malditas esas veces...

 

Son malditas porque duelen, hieren,

porque cual raíces -troncos viejos-

se atan, se entrelazan, envejecen;

porque así destruyen los espejos,

los cimientos y las esperanzas.

 

Esta tarde se sincronizaron

tus latidos, tu temblor, el mío,

y hasta el aire que respirábamos

fue cruelmente el mismo aliento.

 

Malditas, malditas esas veces...

Malditas por llenar la esperanza

de sueños e imposibles.

Por eso odio las sincronías.

 

Diego Ramírez Martínez




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.