Donaciano Bueno

El último paso

Desearía nacer hecho de arcilla

para parecerte a ti muy refrescante

al rozarte con mis labios la mejilla

y extender hasta el fin mi cuerpo insinuante.

 

Para poder acercarme hasta la orilla

y responder a tus ansias al instante

comenzando a atemperarte la rodilla

y así seguir avanzando hacia adelante.

 

Y cuando ya haya llegado a la mirilla

bordeando del abismo el mal causante

ver en tus ojos la luna como brilla.

 

Para después de insinuarme a ti, chiquilla,

preguntarte si deseas ser mi amante,

hacia adelante sembrar ya la semilla.

Comentarios5

  • Cesar Zamora

    Hermoso soneto mi querido amigo Donaciano, me ha gustado mucho leerte, recibe mi mas cordial abrazo amigo mio

    • Donaciano Bueno

      Gracias César. De vez en cuando un poco de erotismo alegra el espíritu y no viene mal. Espero que me haya salido bien.
      Un abrazo

    • Andrés Mª

      Todo un soneto muy sensual e insinuante. Me agrada la belleza sencilla de exposición.
      Un abrazo.
      El Poeta del amor

      • Donaciano Bueno

        Efectivamente, creo que son versos sencillos, sugerente y nada directo. La imaginación aquí cuenta mucho.
        Un abrazo

      • bambam

        Como siempre amigo Don, derramando inspiración en tus versos
        gran abrazo
        bambam

        • Donaciano Bueno

          Gracias, bambam, por tu visita a mi pequeño rincón.
          Un abrazo

        • El Hombre de la Rosa

          Un especialmente bello y grato soneto de amor amigo Donaciano Bueno...
          Muy grata la lectura de tus versos...
          El Hombre de la Rosa

          • Donaciano Bueno

            Gracias, profesor y además amigo Críspulo.
            Un abrazo

          • abuelopepe

            Un gran soneto con un final muy propio de un jovencito como tú. Ay, ay ay... siempre pensando en lo mismo... No estábamos en el versar romántico??. Jajaja!

            Un fuerte abrazo, poeta

            • Donaciano Bueno

              Dice el refrán que el que se pica ajos come.
              Al final, todos pecamos de o mismo.
              Un abrazo

              • abuelopepe

                preocupado estaba
                porque no me contestabas
                y mientras tanto pensaba
                que Pepe se equivocaba
                gastando bromas pesadas.


                Un abrazo, poeta



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.