Esteban Mario Couceyro

Un poema de letras redondas

En bocas calladas se leen dentro

pues mis manos lo abandonaron

desheredado de recuerdos y olvidos

pues en sus palabras herméticas van

las miradas gastadas

en los insondables límites de la nada

de tu mirada

de mis manos descontroladas

en la lluvia de madrugada

con gritos

opacos gritos y sirenas

de la ciudad, que no duerme

en rutinas oscuras

haciendo el amanecer

que saca el miedo.

 

Comentarios2

  • Darkness.cl

    Un palpitar de melancolía en tus versos amigo...
    Imágenes llenas de fuerza emotiva...
    Un gusto siempre...recibe mi abrazo.
    Nancy

    • Esteban Mario Couceyro

      En el filo de la noche y el amanecer, las cosas varían, tornan ante nuestra percepción, creciendo en sombras para luego diluirse en la inevitable luz.
      El gusto es mío, por tu atención.
      Un abrazo
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      Me animo a decir, que una noche insomne (o varias), crean fantasmas que son tus ideas surrealistas.
      Me agradan tus fantasmas, espero que no te torturen.
      Buen domingo amigo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Debo confesarte, que duermo como un bendito, pero soy un millón de fantasmas, que pugnan por apoderarse de mis actos.
        Lo bueno de todo esto, es que solo pueden salir y plasmarse en letras u otro tipo de experiencia.
        Un abrazo
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.