Cailin Wesler

Su mirada...

Su mirada era como una luz,
la luz del sol cuando se despierta
y te da los buenos días.
No era una mirada cualquiera,
era de esas, que llegan al alma
y te remueven cada parte de tu ser.
De esas que con tan solo mirarte
sientes como tu cuerpo se eleva.
Se eleva por los techos, por las nubes
hasta llegar al cielo, un cielo azul y frío.
Azul como sus ojos, en el que parece
que flotas por un océano hasta llegar
a un lugar lejano, en el que tan solo
su mirada te observa, y te sonríe,
y le sonríes y piensas que ya no hay nada más.
Que ya no existen las preocupaciones
y que nada ni nadie te importa más que esos
ojos brillantes y azules.

Comentarios3

  • bambam

    Un placer leer tus letras amiga mía.
    Besos
    bambam

  • El Hombre de la Rosa

    Una belleza tu poema de amor amiga Milagros...
    Un grato placer leer tus versos...
    Un abrazo desde Torrelavega...
    Críspulo el Hombre de la Rosa..

  • benchy43

    Muy bonito!

    Cariños.

    Ruben.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.