AMANTE SILENCIOSO

UN SILENCIO SEGURO

Un  niño al pupitre

Otro al azadón

Un joven por hambre

Se diploma en ladrón

Ricardo Arjona

Hermanos DEl Tiempo

 

El mudo ve pasar frente a si

El féretro del joven ladrón,

Que fue consumido por las AGUILAS

En aquel cultivo de trigo.

El sordo ve el movimiento

De las motos del horror,

Ve caer los casquillos

Y siente la onda sonora en su piel.

 

Hay rastros de silencio en la muerte,

Los gritos son pocos

Y poco a poco opacos,

La sangre recorre el asfalto,

Las lágrimas se deslizan por el ataúd,

Los mendigos toman café

En la sala de velación.

 

No solo los sordomudos

Están en el bosque del silencio,

Los ojos también callan.

Las puertas fueron cerradas

Y no hace falta el insensible

Que justifique la muerte;

Y al parecer todos lo hacemos

A valer más la seguridad

Que la vida;

Increíblemente los pragmáticos

Dan más importancia a la utopía

De estar seguro,

Que a la única realidad…

Estar vivo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.