ADOLFO CESAR MARCELLO

UN LUGAR DE PASO...(Relato)

 

 

          A veces uno no puede escapar de una rutina diaria y elemental, todos los días a la misma hora, como si fuera un ineludible ritual, voy a desayunar a un bar muy particular.

          Allí van actores, músicos, poetas y escultores, pues éste está ubicado cerca del Ente Cultural; también se ve policías dado que en esa misma cuadra hay una comisaría.

           Siempre me ubico en una mesa esquinera que está a la par de la vidriera y mientras oigo música romántica y buena - que es cuestión del estado de ánimo de la dueña del bar- planifico los trámites a realizar en la jornada, tratando de no olvidar nada. A pesar de que quiero concentrarme, no puedo evitar de escuchar lo que habla la gente circunstancial.

          Algunos comentan y hasta lloran, ya sea la pérdida o enfermedad de un ser querido y otros festejan un nacimiento u otro feliz acontecimiento. Realmente se da algo muy curioso, en el ambiente se mezcla la tristeza con la alegría (o el llanto con la risa). Y cuando dirijo la mirada hacia la calle, advierto también algo raro, que algunas personas caminan despacio y pensativas, al mismo instante, otras pasan alteradas y con prisa.

          Aunque no lo quieras, sin querer te conviertes en testigo fehaciente de innumerables situaciones y obviamente de citas de enamorados y amantes, que muchas veces sin inhibiciones ni prejuicios dan rienda suelta a su pasión, sellando con un ardiente beso su relación.

          No obstante, debo reconocer que mediante servilletas de papel y bien inspirado por algún motivo, he creado en ese bar como una docena de poemas. Se ven y se oyen tantas historias ahí adentro; a jóvenes que viven un idilio, a un abogado que asesora sobre un juicio, a políticos ideando estrategias, a escritores que opinan sobre el aspecto social y por cierto, a hinchas de un determinado equipo de fútbol que hablan sobre los goles de un partido o sobre polémicos arbitrajes (infaltable tema en los bares).

          Cuantas veces me vine como un sonámbulo, después de haber tenido algún desencuentro o discusión con mi pareja, a quién pedía perdón sin parar a través de mi celular. O cuando tenía algún problema en mi trabajo y necesitaba meditar, como así también, encontrar a un amigo o buen conocido (que siempre que vine lo encontré) y que me ayudara a superar malos ratos, tan solo con un buen consejo o su simple y grata compañía.

          Tantas cosas vividas en este simpático mundillo, donde con gente linda de tu ámbito o con gente eventual, se comparte buenos momentos mediante un refrigerio o una charla positiva.

          Y pienso: -¿La vida es un bar? En ese pequeño espacio me paso la mayor parte de mi tiempo, observo y escucho casi siempre lo mismo e inmediatamente vienen a mi mente unos versos de las rimas de Bécquer que dicen: "Hoy como ayer, mañana como hoy / ¡y siempre igual! / Un cielo gris, un horizonte eterno / y andar...,andar".

          Sabios versos que te invitan a mejorar cada segundo de tu existencia, para no caer en una mera y aplomada monotonía.

          Además, no voy a negar que cuando me retiro, me invade un poco de nostalgia tan solo por dejar el lugar y siento una imperiosa necesidad de regresar.

          Hay un mozo de sumados años, que trata de contener a todos lo que van asiduamente, que de tanto conocerme adivina mi estado anímico de una manera certera y si me ve algo deprimido, como si me leyera el pensamiento, me trae a la mesa una cerveza diciendo: "para enfriar y ahogar las penas"; cual doctor que me acerca una receta.

          Así pues, a este personaje que de todos está pendiente, lo sientes como a un pariente o como a un amigo que está en las buenas y en las malas; que con su experiencia de vida, es casi seguro que te orientará en forma debida si te aconseja.

          Además de que te divierte con sus ocurrencias y chistes, es el camarada gentil y atento que te sirve un café cargado y caliente en el invierno de frío inclemente. Ese café que te acompaña deleitándote con su exquisito aroma y que te invita con su vaharada a elevarte con el alma; y mientras sostienes tu cara con la mano y tu mirada se pierde a lo lejos,como si fuera un sueño, te sumerges en un universo paralelo donde ves pasar a tu vida entera en "cámara ligera".

          Un lugar de paso -al que llaman bar y que de algún modo es un lugar de reflexión- del que si te haces habitué, es como si tomaras un tren del cual no te quieres bajar. Es un mundo que parece un cine, donde ves un montón de películas y que de cuando en cuando eres el protagonista, pero que no tiene un fin, las películas se repiten una y otra vez...

 

 

 

 

 

Adolfo César (NAZARENO)                               

          

Comentarios9

  • Violeta

    WAOO UN AGRADABLE RELATO
    MUY PARTICULAR
    DE UN MOMENTO DETERMINADO
    EN UN BUEN LUGAR... CAPTACIÓN ORIGINAL...BESOS ADOLFO

    • ADOLFO CESAR MARCELLO

      Me place que haya sido de tu agrado, mi querida poetisa, gracias por tu luminosa visita. SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO

    • Samantha Sanz

      Hermoso recorrido de todo lo que se vive en el bar nos has mostrado, amigo Nazareno, es un gusto leerte.
      Bendiciones.

      • ADOLFO CESAR MARCELLO

        Me halaga tu comentario, mi querida poetisa. SALUDOS CARIÑOSOS Y UN FUERTE ABRAZO

      • nellycastell

        Mientras te leí te presentía y todo lo que narrabas así te contemplaba, es extraño como a través de una lectura uno pueda ver la vida de una persona transitar en una forma que para ti te parece que es algo real, lograste introducir a uno en tu lectura de una manera tal que te seguí y nostalgia sentí. Te abrazo amigo. Muy bueno por ti.

        • ADOLFO CESAR MARCELLO

          Es cuestión de observar todo lo que pasa a tu alrededor, y ves una parte de la vida cotidiana de los demás,como así también, la de uno mismo. Gracias por tu gentil visita y atención, mi querida poetisa. SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO

        • ger

          Nos hiciste vivir con tu relato lo que en lo cotidiano muchas veces no prestamos la atención, muy lindo lo tuyo.
          Saludos
          Ger.

          • ADOLFO CESAR MARCELLO

            Me complace que te haya gustado mi relato, amigo poeta, gracias por tu cordial visita a mis letras. SALUDOS FRATERNOS Y UN FUERTE ABRAZO

          • anbel

            Me ha encantado tu relato...a cada línea que leia me enganchaba más.Me has transportado a ese agradable familiar bar.Espero que escribas más relatos.Un abrazo.

            • ADOLFO CESAR MARCELLO

              Me halaga tu lindo comentario, mi querida poetisa, gracias por tu preciosa presencia en mis letras. SALUDOS Y UN CARIÑOSO ABRAZO

            • idalia1609

              esto en realidad pasa con frecuencia, cuando estas en un cafetín ó en el parque, uno mira, escucha y se hace parte de cada situación buena ó mala. muchas veces hasta te atreves a predecir que puede pasar en tal ó cual situación por estar al tanto de lo que pasa dia con día. realmente creo que la vida es un bar en donde miramos, analisamos, nos alegramos con situaciones ajenas y tambien filosofamos de cuando en cuando, que tengas un lindo día.

              • ADOLFO CESAR MARCELLO

                Gracias por tu siempre grata presencia en mis letras y por tu lindo y reflexivo comentario, mi querida poetisa. SALUDOS CON LUZ Y UN FUERTE ABRAZO - FELIZ DÍA!!

              • kavanarudén

                Exquisita escritura Nazareno.
                Me ha encantado leerte. Mientras te leía imaginaba todo lo escrito: el bar, los artistas, los policías, tu figura sonámbula..... Los detalles para mi son importantísimos y me hacen entrar en sintonía contigo.
                Me a gustado el comparar la vida a ese bar, a un bar, ya que, como bien dices, es como un cine y donde de vez en cuando, eres tú el protagonista.
                Me he identificado mucho con este tu escrito.
                Un fuerte abrazo y mis respetos.

                Kavi

                • ADOLFO CESAR MARCELLO

                  Me place tu presencia en mis letras y tu lindo comentario, amigo poeta, tus letras también son profundas y excelentes (Y nunca dejes de soñar). SALUDOS Y UN FUERTE ABRAZO

                • Margarita Dimartino de Paoli

                  MUY AGRADABLE TU RELATO, CUANTO MAS LEÍA , MAS ME ATRAPABA.-

                  UN BESO A LA DISTANCIA CON CARIÑO.-
                  MARGARITA
                  MAR DEL PLATA-ARGENTINA
                  www.margadepaoli,blogspot.com

                  • ADOLFO CESAR MARCELLO

                    Me place enormemente tu visita a mis letras, mi querida MARGARITA, celebro que te haya gustado mi relato. SALUDOS CON LUZ Y UN FUERTE ABRAZO

                  • rosamaritza

                    hola Nazareno, grandioso relato de lo que es vivir, me sentí por un instante en un mundo paralelo, por verme en cada una de aquellas vidas, recorriendo momentos y experiencias cada día..... un abrazo

                    • ADOLFO CESAR MARCELLO

                      Gracias por visitar mi espacio y por tu gentil comentario, mi querida poetisa. SALUDOS Y UN CARIÑOSO ABRAZO



                    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.