Lincoyan del Rosario

LUNA

Todo circula detrás de las noches mostrando su cara puede que llena o alegre de menguante enseñe su alegría, y  la tristeza de un girasol en la semilla de maravilla  al dejarte caer en el día del celeste cielo a presencia del sol, sé que tú le  has comunicado con alguna carta la lejanía de palpar la pupilas  gustativa al sabor de cada gajo de naranja que forma parte de la chirimoya.

 El tacto de una rosa en sus labios la fusión de la fundición  para  la conversión del elixir es solo un proceso de refinación de moléculas a los sentidos del placer,  al electrificar mis sentidos obteniendo la vía de tu seno lácteo mi provenir, dentro de mi sistema solar  tierra es un planeta neutral, a Marte solo a de desconocer a entender tu lenguaje desierto e  árido de Venus.

labios que rigen mi religión en su lengua a la fe de  la pasión de liberar latidos emigrados por los segundos de vida,  exiliando al presente con el pasado basado en un ciclo  de la luz,  más a la  luna le hablare antes  despertar al alba para que se lleve la melancolía a otro punto por el giro de la tierra,  en dirección Este navega por la atmósfera a un infinito el  espacio en el universo te encuentras  queriendo encontrarme,  perdóname hoy  por hallarte me levantare temprano  para buscarte  bajo  piedras y explorar en las letras  un viaje dentro de  constelaciones.

LINCOYAN DEL ROSARIO



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.