aprendiz de poeta

No me compares con ella.

 

Te pido que no me compares con ella
Soy distinta en muchas formas
y parecida en algunas cosas
pero ambas somos personas diferentes.

Puede que yo te recuerde a ella
pero no la nombres a cada rato,
si te alejaste de su lado
hubo algo que de mi te atrajo.

No creo que por masoquismo
desees quedarte a mi lado
¡Si te recuerdo tanto a ella
mejor que vuelvas a su lado!

Dices quererme mucho
y por ese cariño te pido,
deja de compararme con ella
o me tendré que ir a otro sitio.

Quizás deba alejarme por un tiempo
para que aclares bien tu mente
y dejes de nombrarla a ella
estando yo presente.

Por respeto te lo pido,
aleja ya ese recuerdo
mi nombre y el de ella,
no tienen ni un parecido.

No me compares con ella
soy distinta en muchos sentidos
y aunque esté de ti enamorada
podría buscar otro camino.

Un camino donde tú no te me cruces
uno que cambie mi destino,
uno donde encuentre a otro hombre,
que no hurgue tanto en su pasado
ni en las cosas que pudo haber vivido.

No me compares con ella
¡Ya me harté de que me compares
con una quimera!

Mónica.
Ruth Mónica Muñoz R.
Derechos de autor.
Chile 23/09/2014.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La vida es personal e intransferible estimada amiga...
    Un placer su lectura...
    Saludos desde el Norte de España...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.