PETALOS DE NOCHE

Días previos...]


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]

 

 

 

[eres el descanso de mis sueños
la agonía de mi muerte
y el descaro de los años traicionando el tiempo que llevo adorándote con la sangre...,
eres la invitación en blanco que he esperado para poder acompañarte con la imaginación
eres un ataúd de carne profanando el acto de vivir...,
me gusta leerte aunque aún no termines tu narración prosaica
y quieras vomitar un final sorpresivo con tuberculosis...,
amas la sangre y quieres dejarla salir, libre quieres dibujar el crepúsculo con tu derecho sanguíneo de vivir, de rojo escarlata quieres ver las estrellas morir, y al suelo sentir el fuego de las rosas manchando de espinas ese sentido amargo que cubre de penumbra esa felicidad tan tuya..., y tan desgraciada que sientes en mi alma,

eres el reflejo del hablante lírico,
eres el espejo del autor,
eres el flujo infecto de la inspiración
-eres yo[]

Mirando el aire, mirando el combustible de la vida
arrancando de cuajo la necesidad de estar en un tiempo pasado
borrando el futuro con la mirada
y con mis dos manos romper el presente
con eso que llaman la manifestación melancólica [de la limpieza espiritual,]
quiero volar, volar, y ser lluvia, como esa lágrima que aún no puedes inventar de tus dos ojos perdidos en mi rostro pálido por el silencio que no he podido encapsular de mis ruidos mentales, GRITO!! y sé que no he eyaculado voz para un mensaje de esperanza por mi, ni he aglutinado ecos en una invitación para que me secuestres en tu imaginación de poeta asesinado por sus poemas-


Escribo y me detengo -pienso en la falta de concentración-
[MIEDO[siento el alma calcinándose de entre el combustible de la ciencia inédita de la vida, mis dedos tiemblan- espero, descanso, casi duermo, quiero dormir pero, no puedo. Soñar a vivir, respirar, memorizar lo absurdo, hablar sin hablar y dejar de sentir dolor, que el canal del interior se quiebra con las lágrimas que se hacen figura de grito tan parecido a la lluvia, cae y cae
un pedazo de mi carne
cae y cae al sarcófago de tierra       /2     ]

=
En la misma posición fetal el parásito amarra el cordón umbilical con la voz y la garganta exprime el último gemido de paz, cierro los ojos nerviosamente, y duermo, duermo sin la gravedad terrestre de los miedos, solamente descanso, en soledad duermo,



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.