un poeta gestante

Veo

Veo un mundo donde un dios justo, amoroso, omnisciente y omnipotente solo observa al hombre errante poderoso y prepotente destruyéndose con lo que el mismo a creado

Veo como van difundiendo la paz y también veo a las palomas blancas volar, veo que me educan como Esparta, compitiendo con mis semejantes y con números calificando mis dotes

Veo a gente morir por una bandera veo como me obligan a quererla pero mi corazón y mi espíritu quieren escupirla, veo a mis compañeros competir por cobijar su asqueroso orgullo y su inservible nacionalismo con ese pesado de tela lleno de sangre, injusticias y fascismo

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Es un orgullo poder comtemplar las bellezas del mundo amigo...
    Muy grata la lectura de sus letras...
    Saludos de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.