Héctor(micorazón)

Cristo

Tan alto privilegio del soldado,
tan cerca de tu cruz estuvo lejos,
y viéndote morir todos perplejos,
pensaron todo había terminado.

Del cuerpo inerte ya desfigurado,
sin vida alguna sin ningún reflejo,
tinieblas desplegadas en consejo,
gritaban la victoria del malvado.

Mas la obra redentora estaba hecha,
la sangre en el madero testifica,
y el agua que salió de su costado,

la obra del malvado fue deshecha,
pues el padre a su hijo glorifica,
habiendo con poder resucitado.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Una hermosa y bella poesía oración al Altisimo amigo Manny...
    Saludos de Críspulo

  • Manuel Taveras

    Excelente



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.