Juan Manuel López Hernández

DENTRO DE TI IRA LA VIDA.

¡Mira madre que alegría!

Por un roto de la calle

asoma vivo, verde brote.

Hermoso, valiente y solo.

 

Eran horas de luna,

mientras libertad dormía,

mordiome la soledad

con su bocaza fría.

 

Dolor de cosas viejas.

Bálsamo de noche nueva.

Su olor entró con la brisa

y yo, viento, volé a su vera.

 

¿No miras a tu hija

de amor encendida?

¿No quieres ver la hoguera

donde todo empieza?

 

Crisol son sus brazos

de mi carne fundida,

candente, derramada.

Molde de nueva vida.

 

Me da calor, madre.

Guarida, hogar, cobijo.

Resguardo del torvo viento,

exterior, lejano y fiero.

 

Es huraña la libertad.

Habitante de desiertos.

Son estrechos los caminos

a esas desterradas selvas.

 

...

 

El fruto de ese árbol

es amargo mi niña.

De su flor el tedio

y su sombra monotonía.

 

¡No entregues tu alma!

Harán guiñapos con ella.

Sin alma no hay libertad,

ni cielo, ni mar, ni nada.

 

Secará esa fuente fatua.

Despertarás con la boca seca,

también será de noche

y ni la soledad siquiera.

 

Tiernas sombras nocturnas

las hace el Sol rocas duras.

Es mezquina la carne,

torpe, oscura, vengativa.

 

En el tiesto de tu ventana

crecerá la indiferencia.

La ciudad será brumosa

y el hogar sala de espera.

 

Antes que amanezca

emborráchate de olvido

y deja a la vida ser

tu verdadero amigo.

 

No tengas miedo hija mía.

Recoge la dulce semilla y huye.

¡Tú nunca estarás sola!

Dentro de ti irá la vida.

 

 

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Es muy posible que dentro de una mujer se geste la vida aunque ella sea antes o despues otra realidad amigo Juanma...
    Un placer haberte leido...
    Saludos de amistad...
    Críspulo

    • Juan Manuel López Hernández

      Gracias por tus palabras Críspulo. Libertad y mujer es un tema tan seductor como peliagudo... y no sólo por cuestiones de pareja.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.