Mariposa de Mayo

¡America vete!

   

Ahora hay por lo menos una tonalidad diferente.

Todas las montañas nos están hablando.

Quieren dejar saber que tienen pureza,

que pueden inspirar buenos sentimientos.

Como blancas pirámides de nieve reflejan su luz

 para decirnos que su esencia es pura.

Sin embargo la gran brisa nos trae su fragancia como alma de cementerio

cubriéndonos hasta enchilarnos con candor.

Es como si ellas creyeran que nosotros somos sonsos,

que las tomaremos por como se han vestido.

Su traje blanco no quita su tatuaje rebelde, guerreador y hasta enigmático. 

Son como bellas novias quienes atraen

 hasta hacerte caer ante ellas para arrebatarte todo.

La seducción te promete mejor vida,

 caricias y puede que hasta pasión, o amor.

Pero será mejor huir rápidamente donde no te encuentren,

te pones rojo con sus caricias donde te enfrías sin poder responder.

Huye, huye de esa novia vestida de blanco antes de tu declaración.

Piensa hermano que planes trae la seducción.

No te duermas ante su luz que salpicada de vidas esta.

Si la observas bien te darás de cuenta que debajo de su piel de cordero

tiene un manantial de sangre sin parar.

Te desea como bestia vampiresa para absorber todo tu poder.

 Aléjate, date cuenta que no te ama,

te desea.

 

Mariposa de Mayo

9 de febrero de 2010   



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.