Camilo Gaitán Avila

El necróforo

 

Vertedero de pieles, ascendiendo a llamadas etéreas,

Canción, del profundo silencio, intacta y pura,

Bebo recuerdos de instantes ávidos,

Y si algo no recuerdo no ha existido,

No ago caso a la llamada de sombras,

Que buscan por mis saciar su deliro de noche, en copas de néctar,

Huyo a mi interfecto, soy un ser insomne, un necróforo,

Alimentando mi propia locura, ser anónimo,

Pertenezco a la pólvora de un fósforo,

Átomo mínimo del cráneo existente,

Figura insignificante, ante el fervor humano,

Plante huevos con ensueños más allá del sonido,

De barreras, de carne y piel, pétreas por los sórdido,

Que se estancaron por abismos subterráneos,

Mas allá del profundo…

Envuelto por una placenta de versos,

Hice fecundar, la posponencia,

Quise experimentar en la locura, y no fui yo mismo,

No era mi locura, no era yo mismo,

Ni siquiera experimentaba, era inercia,

Un momento desagradable, que se perderá,

Más allá del profundo… y en cáscaras, dará vientre mi verdadero yo.

 

Comentarios2

  • Dominatorque

    Vaya amigo, si que es complicado acceder al interior de la mente humana. El cerebro es como un ser vivo que se alimenta de las ideas y pensamientos de otras personas y sobre estos intenta hacer renacer su propia lógica individual. No sabría decirte si los poemas son huevos o seres vivos recién nacidos.
    jeje es complicado , la verdad.

    Un abrazo.

  • Alvaro Maestre

    Tienes un lenguaje Poético de alto grado, que muchos no comprenderán.
    Las bases filosóficas utilizadas en el Poema son de un análisis profundo y tiene que haberse estudiado bastante lógica para entenderlo.
    La Poesía es excelente en su expresión de competencia a pesar que requiere de mucha atención,

    Saludos,

    Alviz Neleb



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.