Jesus Paredes Ortiz

La derrota

La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce (Borges)

 

 

La belleza se aleja por una senda,

ajena al sosiego y a la alegría, inquieta,

la gracia murió antes de llegar a ser,

con el hechizo de una jornada negra,

se escapó una sonrisa lozana,

la luz, es la victoria que no pudo ser.

 

Nadie te quiere ni te desea,

agachan la cabeza, no te saludan,

te evitan siempre o te callan,

la gente ya no te nombra,

al verte te dan la espalda,

aprender no quieren, se esconden.

 

No estás de moda, oh maestra,

eres la medida, el camino de en medio,

el escalón que te da alas,

tropezando, sin prisas, eres la paciencia,

el silencio, escalera de caracoles,

lo ignorado y temido, la sabiduría.

 

Todos quieren ganar, la victoria,

la creencia y el prejuicio,

la ausencia de amor y de juicio,

la preocupación, el qué dirán, el cotilleo,

esa miel en los labios que reposa el tiempo;

de tu acidez oh derrota mía,

depende la suerte que de mí será un día.

 

11/09/2014

© Jesús Paredes Ortiz

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.