syglesias

EL ROSTRO de la MUJER AMADA


Abrázame fuerte muy fuerte contra tu pecho, porque esta será la última vez que corras con la suerte de poder recuperar ese amor despreciado de ayer, pero que aún sobrevive dentro de mi herido corazón, si tu mirada en mi triste mirada fuera por un instante del momento, más que un sincero sentimiento vivido que revive en el tiempo del olvido, con el brillo de esa lágrima jamás vista corriendo lentamente por el rostro de la mujer amada..., syglesias.


este amor es grande tu lo sabes
pero ya no quiere llorar mas
ya esta cansado de ser ignorado


hoy me arrodillo ante ti ¡ hermosa y noble mujer!
suplicando tu perdón ...
¡rostro de mujer amada! de mirada penetrante
perdona a este triste amante... que se pierde en el dolor
¡ después de quererte tanto! lleno de desilusión...
voy recogiendo mis pasos y desandando caminos
pues veo que mi destino me aleja ya de ti
¡después de quererte tanto y casi morir por ti!
Sembrando Mariposas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.