Antonio Caro

La captura


Sentado me encuentro a la orilla de este río, miro las nubes pasar reflejadas en el agua, los peces saltan aquí y allá, los pájaros cantan en la ramas de los eucaliptos, cantos a la vida, cantos al sol. A lo lejos un hombre esta pescando, lanza su caña y la recoge con ilusión por ver si en el otro extremo su pasión se ve recompensada más no le recompensa la captura si no el juego de poder al que le somete el pez, pues después al agua lo devuelve y lanza la caña otra vez.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.